Los Herreros de Mazariegos

mazariegos_mi_pueblo_es_el_mejor_forjasamor.com

Que mejor homenaje al Herrero de Mazariegos que esta fotografía, realizada por Susana Melero, publicada en el Diario Palentino, el día 22 de septiembre de 2013, titulada“ Mi pueblo es el mejor” en la cual podemos ver con que orgullo, en este pueblo, se han vestido como la escultura del Monumento al Herrero de Mazariegos, los herreros, mayores y pequeños posaron junto a la obra, con el torso descubierto, mandil y boina. ¡Preciosa foto de grupo!

Breve historia de la realización de la escultura:

En el año 2002, se inauguró en la Plaza Mayor, de Mazariegos, un original monumento Al Herrero, en conmemoración al dicho o refrán popular, que dice así:

” te va a pasar como al Herrero de Mazariegos, que de tanto machacar se le olvidó el oficio”

Hemos leído varias explicaciones sobre este refrán, la mayoría coinciden en que el herrero también desempeñaba funciones de cartero o alguacil. La respuesta que mas nos ha gustado y creo que mejor justifica el dicho, El herrero de Mazariegos era también el alguacil del pueblo y tenía que llevar al tren un oficio, para que llegase a la diputación provincial de Palencia. De regreso del ayuntamiento pasó por la fragua y dejando el papel sobre el banco de trabajo se puso a trabajar unos hierros calentándolos en la fragua y machacándolos con el martillo, estando en esto oyó sonar el pito del tren que salía de la estación, y tirando el martillo grito “de tanto machacar se me olvidó el oficio”,las personas que estaban a su alrededor se hicieron eco de sus palabras, en otra época las fraguas de los pueblos eran el lugar de reunión de los labriegos desocupados por falta de faena, así como de curiosos que se reunían en torno al calor de la forja, así que el comentario del herrero pronto se propagó por toda la comarca.

El Excelentísimo Ayuntamiento de Mazariegos, nos encargó el diseño y la fabricación en hierro, de una escultura monumental que conmemorara este refrán. La escultora, Inmaculada Amor, presentó una propuesta, en la que representaba a un hombre, de mediana edad, fornido, musculoso, con el torso descubierto y desdibujado, en el que se destaca la acción de estar forjando un barrote sobre el yunque, con una mano está agarrando el hierro, mientras en la otra levantada, porta un martillo o macho. La pieza capta el momento justo en el que el herrero levanta la mano para coger impulso, para golpear y dar forma al hierro. La cabeza está tratada de una forma expresiva, destacando la boina, como elemento anecdótico y cercano, realizada a modo de homenaje a los antiguos herreros, personas sencillas y cercanas que lo mismo aguzaban un cincel como hacían un candelabro, siempre al servicio de su pueblo.

La escultura (ver fotos y ficha técnica) está fabricada íntegramente en hierro, chapa conformada y pletinas forjadas. Combina una parte muy realista y minuciosa, como se pueden ver en las botas, pantalones y el mandil del herrero, recreando al detalle los cordones de las botas y los pliegues del pantalón, que contrastan con un cuerpo mas conceptual, del que solo se ha fabricado la silueta del torso y los brazos, incluyendo el espacio de la silueta como parte de la escultura, para destacar la acción de forjar sobre la forma anatómica del personaje.
Se puede decir que es una obra que fusiona el estilo figurativo y el conceptual, tienes unas medidas aprox. de 2m de alto, más el pedestal.

by Forjas Amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *